Guayaquil

30 Oct 2018 - 10:10 AM

"Lo único que pido es que haya transparencia y honestidad"

El técnico de la Universidad Católica analizó el partido ante Emelec, resaltando un pedido a los árbitros y también las mañas que se usan ahora.

Fuente:

B. Loor
  • El colombiano le ha dado fútbol al cuadro camarata.
Santiago Escobar, técnico de Universidad Católica, analizó el partido vital que tendrá este fin de semana ante Emelec en el estadio Capwell por la fecha 17.
 
"Creo que el torneo sigue abierto y emotivo, se vienen buenos partidos y tenemos la ilusión de luchar por los objetivos trazados", comentó el colombiano en una entrevista con Radio Huancavilca.
 
Su equipo es el único que ha podido ganarle al conjunto azul en el Capwell desde que está Mariano Soso, ante eso comentó: "Nosotros somos un equipo que no es de perfil alto pero que quiere ganarse un status futbolístico en el país. Uno se siente complacido que se valore lo que es Universidad Católica, nosotros también respetamos mucho lo que hace Mariano Soso y la calidad de jugadores que tiene Emelec. Los dos equipos necesitamos la victoria, pero esperemos nosotros ganar para acortar el camino".
 
El equilibrio que consiguió con Wilmer Godoy: "Calderón venía jugando gran parte del año mientras estuvo lesionado Godoy. Cuando se recuperó nos tocó tomar la decisión de utilizar un jugador que no venía actuando".
 
¿Cómo prepara los partidos? "La primera parte de la semana la usamos para trabajar en lo que necesita el equipo para mejorar en varias situaciones, como en el de la profundidad, el juego por las bandas. Después yo siempre tengo información del rival, tenemos los últimos tres partidos que hizo Emelec y estuve en la cancha del Aucas viendo ese partido. En base a la información que yo tengo del rival, paro un equipo similar para que haga sparring. Yo diría que en un 70% doy prioridad a lo nuestro y en un 20 a 30% al rival".
 
Y agregó: "Me voy a ocupar de cómo no permitir que Emelec contraataque, yo puedo tener la necesidad de atacar pero tampoco me voy a abrir para que con sus extremos y laterales nos hagan daño. No me gusta entregarle la pelota y el campo al rival".
 
Fue muy enfático en decir que "a mi me gusta hablar más del juego y del comportamiento futbolístico, que la gente disfrute de buenos partidos en el país. Estamos todos en la obligación de hacer que el fútbol crezca".
 
Le envió un mensaje a los árbitros: "Lo que uno busca es que no le regalen nada y haya justicia para todos los equipos, que a todos nos miren por igual, al final yo creo que se perjudica el mismo fútbol. Si uno tiene que perder, hay que aceptarlo. Yo por ejemplo veía el partido de Macará ante Barcelona, el segundo gol es totalmente legítimo; en el partido de Aucas hubo complicaciones que influyeron en el resultado; en el partido nuestro contra Delfín nos pitan un penal cuando Galíndez salió a rechazar y el delantero se choca con él. Yo se que los árbitros son seres humanos y se pueden equivocar, pero cuando son jugadas tan evidentes y siempre es el perjuicio para esa clase de equipos, yo lo único que pido es que haya transparencia y honestidad, que haya una arbitraje justo para el equipo local y visitante".
 
Y agregó: "Yo no tengo nada contra ningún equipo ecuatoriano, pero estamos entrando a una instancia donde todos queremos ganar la etapa, donde todos pelean por entrar a una copa internacional, entonces el otro día se habló de sobornos y otras cosas. Yo le hago un pedido a todos para estar con los ojos bien puestos y estar atento a todo lo que va a pasar en esta fecha, los equipos no necesita ayuda arbitral".
 
Por último, habló de las mañas que usan los equipos: "Ahora los partidos de fútbol se están jugando muy poquito, porque se corta el juego, se permite que los porteros quemen tiempo y los jugadores se tiren al piso. Faltan 10, 15 minutos y el equipo que va ganando tira tres jugadores al piso fingiendo calambres, eso no beneficia en nada al fútbol. El aficionado paga una boleta para ver un espectáculo y ver fútbol. y no estamos viendo eso. Nosotros estamos jugando máximo 50 minutos al fútbol cada partido".