Guayaquil

15 Ago 2016 - 11:57 AM

Prensa argentina califica de "muy flojo" el debut de Mina

Arturo Mina jugó su primer partido con River Plate en un amistoso que perdió ante Tigres por 0-3, el defensa actuó de titular y en Argentina fue criticado.

  • El defensa en su primer partido amistoso con el club argentino. / Foto River Plate.

Arturo Mina jugó su primer partido con River Plate en un amistoso que perdió ante Tigres por 0-3, el defensa actuó de titular y la prensa Argentina no dudó en calificar su presentación como "muy floja".

El portal Olé analizó la derrota del conjunto 'Millonario' y la tituló "Peligro: Mina explosiva", aseguraron que se sorprendieron de la ovación que recibió el ecuatoriano en su presentación y en su primer partido "tuvo un nivel lejano a la ovación".

Y prosiguió con las críticas: El ecuatoriano, todo un personaje que se compró con su simpatía a la gente (con su simpatía y aquello de que “se sintió más la presión en el Monumental que en la Bombonera”), no tuvo un buen día. Mal con los pies y pagando en el segundo tanto rival, tampoco ofreció garantías en el mano a mano al tener que cubrir un espacio mayor al que estaba acostumbrado en Independiente del Valle.

El análisis fue duro para el equipo dirigido por Marcelo Gallardo, flojo en defensa y poco creativo en ataque.

Esta es la nota completa:

Peligro: Mina explosiva

River desnudó sus problemas en defensa en el amistoso contra Tigre, que le hizo tres aprovechando los espacios. El ecuatoriano, muy flojo.

Gallardo asegura que prefiere “correr riesgos” aunque le cueste algún que otro dolor de cabeza. A sólo cinco días de la primera final de la Recopa, desafortunadamente para él, tuvo el primero de la temporada. Una jaqueca importante, ya que un simple amistoso de preparación contra Tigre derivó en un 0-3 que desnudó todos los problemas a resolver en el fondo. Para colmo, Arturo Mina, refuerzo sorpresivamente muy aplaudido por los hinchas en la presentación del plantel, tuvo un nivel lejano a la ovación en la primera vez que se lo vio en acción. El 4-2-2-2 que propone el Muñeco acumulando opciones en ataque y con laterales convertidos en wines supone que al equipo tendrá variantes de sobra para complicar al rival y generar peligro, algo que no se vio en la mañana del Monumental. La contracara de tanta ambición, ya se notó, está en el retroceso: cuando le toman la mano, a este River lo pueden agarrar muy mal parado atrás. Y si tras los partidos contra Sportivo Rivadavia y Estudiantes de San Luis la incógnita era qué pasaría cuando enfrentara a un oponente de mayor peso, el Tigre de Troglio respondió la pregunta: con la simple receta de los pelotazos de Morales a las espaldas de Moreira y Casco para que Jorge Rodríguez y Janson aprovecharan los enormes espacios que les dejaban, a Batalla le ganaron la guerra.

Porque Fede González festejó una sola vez pero antes había tenido tres chances, Janson hizo un doblete que pudo haber sido triplete y el arquero sacó un par complicadas. En el centro, justo en el centro de este problema de fondo, está el signo de interrogación sobre quién será el compañero de zaga de Maidana. Y con Lollo aún poniéndose a punto, Vega despidiéndose (ver Se va...) y Montiel acumulando experiencia, en Bogotá ese lugar parecía reservado para Mina. Parecía... El ecuatoriano, todo un personaje que se compró con su simpatía a la gente (con su simpatía y aquello de que “se sintió más la presión en el Monumental que en la Bombonera”), no tuvo un buen día. Mal con los pies y pagando en el segundo tanto rival, tampoco ofreció garantías en el mano a mano al tener que cubrir un espacio mayor al que estaba acostumbrado en Independiente del Valle. Las malas noticias para el Muñeco fueron que aunque lo más preocupante haya sido lo defensivo, del medio para arriba la prueba tampoco fue positiva. Sin Nacho Fernández (jugaría en Colombia) faltó conexión, el Pity estuvo perdido, a Driussi la faltó claridad y Alario pivoteó bien pero en soledad. El resultado fue que, a diferencia de los cruces por Copa Argentina, a River le costó llegar: un tiro libre de D’Alessandro y una pelota que no pudo empujar el Pipa fue lo más destacado de un débil ataque. La esperanza es que con Larrondo y Andrade fue más picante. Con Independiente Santa Fe a la vuelta de la esquina, River debe corregir urgente los errores. O si no, hay peligro: le puede explotar una Mina en la cara.

TAGS