Guayaquil

29 Mar 2019 - 9:01 AM

"Mi hijo me preguntó ‘¿por qué te matan en Argentina?'"

Y una mañana respondió Leo Messi.

Fuente:

MD
  • Lionel Messi, con la camiseta de Argentina.
Y una mañana respondió Leo Messi. Se olvidó del silencio e hizo catarsis radial. Se cansó de escuchar a los otros y habló él. “Nuestra generación de jugadores fue maltratada. No somos de vender humo nosotros. Somos profesionales y la queremos a la selección. Yo quiero ganar algo con la selección. Voy a jugar todas las cosas importantes. Mucha gente me decía que no volviera. Familia, amigos... Mi hijo me preguntó ‘¿por qué te matan en Argentina?’”.
 
Crudo, un poco harto. Así se lo escuchó en la radio, en la 94.7. “Se hizo costumbre decir cosas de mí, inventar... Darme cuando no estoy. La realidad es que vengo con una pubalgia antes del parón de diciembre y me vengo entrenando poco, no jugando todos los partidos”, explicó el crack, que rompió el silencio para hablar de Argentina. No lo hacía desde el Mundia.
 
Sobre los efectos del KO en el Mundial-2018 en octavos de final ante Francia dijo: “Costó volver a hablar porque fue un golpe muy duro, de los peores que me tocó vivir. Pensé en encerrarme, hacer el duelo solo con mi familia y olvidarme del Mundial. Tenía que aislarme de todo y alejarme un poquito de la selección”. Y analizando por qué no pudo cumplir su deseo de ser campeón en Rusia a las órdenes de Jorge Sampaoli, recordó que desde el inicio no hubo buenas sensaciones: “Se dio todo mal desde el principio, fue complicado. Clasificamos con mucha suerte y Francia no nos dio tiempo a nada. Lamentablemente no fue lo que nosotros queríamos y esperábamos. Dios sabe por qué hace las cosas. Tal vez llegará en algún momento la gloria”.
 
"Nunca sentí que la camiseta 10 sea un peso"
Leo fue preguntado también por la asignatura pendiente de los penaltis: “Erré ya muchos penales... Sigo practicando cada día en los entrenamientos, quiero mejorar cada día más en eso. Nunca sentí que la camiseta 10 sea un peso. Cuando me la dio Diego no tuve esa sensación. En el Barça ya recibí el 10 de Ronaldinho”.
 
En cuanto a la pubalgia, admitió que no está al cien por cien: “La pubalgia es complicada. No se saca de un día para otro. Me encuentro mejor pero no la limpié. Tengo que cuidarme”.