Guayaquil

14 Sep 2017 - 7:24 AM

Más acusaciones en contra de Alejandro Domínguez

Un ex alto funcionario de la FIFA afirmó que tanto en la Conmebol y la FIFA se siguen manejando igual que antes del escándalo del FIFAGate.

Fuente:

ABC de Paraguay
  • Alejandro Domínguez junto a Gianni Infantino.

Miguel Poiares Maduro, un ex alto funcionaro de la FIFA, acusó a Alejandro Domínguez de presionar para ser elegido presidente de Conmebol, además, tuvo duras críticas contra Gianni Infantino, presidente de FIFA.

El diario Estadão de Sao Paulo, recoge las declaraciones del abogado portuguése en la Cámara de los Comunes (Parlamento Andino).

Piares señaló que la Conmebol vive "una situación difícil. Ellos habían convocado a elecciones sin un plazo suficiente, yo le dije (a Domínguez) que no podía ir de esa forma, pero él respondió que iba de cualquier forma, que tendríamos que encontrar una solución y que tendría que ir adelante".

Hay que recordar que Juan Ángel Napout, anterior presidente, fue detenido en Suiza el 3 de diciembre de 2015, tras eso asumió el uruguayo Wilmar Valdez, en ese momento vicepresidente primero de la Confederación.

La Conmebol llamó a elecciones y el 26 de enero de 2016 se efectuaron las votaciones, en donde salió ganador Alejandro Domínguez. Para dicha oportunidad, el paraguayo maniobró para contar con el apoyo de los grandes, sobre todo de Brasil, donde esta y se mantiene Marco Polo del Nero (presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), a pesar de su imputación por el caso FIFAGate.

Sobre la FIFA.

Miguel indicó que existe abuso de poder por parte del presidente Gianni Infantino, así como de otras altas autoridades.

Uno de los casos más importantes fue la presión "indebida" hecha por Infantino para garantizar que la candidatura de Mutko fuera aceptada para el máximo órgano de la FIFA, aunque era un político ruso. "Hubo un intento de influir en nuestra decisión".

"Mutko era vice primer ministro de Rusia y la FIFA tiene una regla de neutralidad política. Hay una clara contradicción en hablar de que la FIFA no acepta intervención política y al mismo tiempo tener un miembro de un gobierno en su cúpula", declaró Maduro.

Además, habló del escándalo de dopaje investigado por WADA, donde el principal señalado es Mutko: "Infantino dijo que no existían evidencias y que el COI no haría nada".

"Decidimos que Mutko no era compatible y que su elección sería una contradicción con la neutralidad política de la FIFA", expresó en su momento el exfuncionario. Posteriormente sería destituido de la FIFA.

Para Miguel Maduro la Conmebol y FIFA siguen siendo carentes de transparencia y faltos de un Estado de derecho, tal y como era antes del sonado escándalo FIFAGate.

"Hoy en la FIFA, en la Conmebol, en el fútbol, existe una cultura de gobernanza sin el Estado de derecho. Hay una cultura que comienza en las federaciones nacionales, de resistencia contra la transparencia e independencia de controles", manifestó.

"No es suficientes cambiar el liderazgo si el sistema se mantiene. Infantino debería haber protegido los mecanismos independiente de la entidad contra la presión de los poderosos. Pero eligió atender a su electorado para sobrevivir políticamente", afirmó.