Guayaquil

28 Ago 2014 - 12:21 PM

EL “YAYA TOURÉ” DE EMELEC

Osbaldo Lastra regreso luego de una lesión y se ha convertido nuevamente en una figura importante en el campeón ecuatoriano.

Fuente:

REDACCIÓN FOTOS ESTADIO
  • Osbaldo Lastra participó en una producción con Revista Estadio.

Osbaldo Lastra regreso luego de una lesión y se ha convertido nuevamente una figura importante en el campeón ecuatoriano, tanto en el torneo local como en la Copa Sudamericana.

El pasado martes Osbaldo Lastra demostró ser un jugador vital para conseguir la clasificación de Emelec a la siguiente etapa de la Copa Sudamericana.

Luchó y marcó para habilitar a sus compañeros que obtuvieron el gol sobre la hora frente a las Águilas Doradas de Colombia. 
El volante esmeraldeño llegó a Emelec muy cuestionado, la temporada pasada, sin embargo su fútbol y esfuerzo lo llevaron a ganarse un puesto de titular en el equipo que ganó el título 2013. Hoy la gente le dice de cariño “Yaya Touré” por su parecido físico al marfileño del Manchester City de Inglaterra. Sonríe manifestando que no le molesta y que fue un apodo que le pusieron algunos periodistas.
No tiene inconvenientes en decir que viene de un equipo “chico” como Macará.

“Llegar a un equipo grande es difícil, porque la competencia es fuerte. En Emelec está Gaibor, Giménez, Pedro Quiñónez, Eddy Corozo todos jugadores muy importantes en el equipo.
Lastra dice que llegó con mucha tranquilidad para aguardar su oportunidad y en el instante que la tuvo la aprovechó al máximo. “En Emelec las expectativas son muy diferentes, llegar acá era un sueño de niño”.
Los primeros días en el “Bombillo” fueron complicados “La gente siempre hablaba que Lastra era un jugador que no iba a aportar mucho para Emelec. Pero yo confiaba en mis condiciones y nunca bajé los brazos. Cuando la gente hablaba mal de mí, ponía más empeño y más ganas”.    
Señala que en Guayaquil es diferente, ya que la prensa y la gente lo llaman para que dé alguna declaración.  “Gracias a Dios se ha venido haciendo todo bien para seguir por el mismo camino”. La imagen de los dos goles en el clásico jugado en el Monumental, le llena el rostro de alegría. “Es un recuerdo lindo, gracias a Dios se pudo marcar y sacar los tres puntos”.
Para culminar señala estar muy agradecido por la hinchada que en cada partido los apoya. “tenemos un gran grupo y siempre tratamos de darle toda la alegría que se merecen. Ellos hacen un gran esfuerzo de seguirnos a cualquier cancha”.