Guayaquil

30 Nov 2018 - 9:27 AM

Alrededor de 2000 policías para la final River-Boca

La Conmebol confirmó que la revancha se jugará en el estadio Santiago Bernabéu.

Fuente:

Cope
  • La policía tiene una semana para organizar el operativo policial.
El partido de vuelta entre River Plate y Boca Juniors de la final de la Copa Libertadores 2018 se jugará en el estadio Santiago Bernabéu el 9 de diciembre después de los altercados que se produjeron la semana pasada antes del encuentro en los aledaños del estadio del River Plate. Varios jugadores del Boca Juniors tuvieron que ser ingresados después de que el autobús que les llevaba al campo sufriera un ataque. 
 
La seguridad es ahora mismo el principal quebradero de cabeza. Se quiere evitar que en la capital de España se den imágenes similares.  El escaso tiempo que resta, solo una semana, es el mayor desafio, aunque como reconoce un miembro del dispositivo de seguridad también se convierte en un filtro para cualquiera que intente venir a madrid a liarla. Por lo pronto ayer mismo entraron en contacto policias españoles de la ofician nacional de deporte (centro de referencia del dispositivo) con sus colegas argentinos. Así lo ha confirmado a COPE Juan Carlos Muñoz, inspector jefe de grupo de esa Oficina depndiente de la comsiaria general de seguridad ciudadana:
 
La clave en este momento es conocer en contacto con los clubs River y Boca qué aficionados contaran con entrada para el Bernabéu. Es el trabajo de los dispositivo de información, tanto de la Brigada provincial de madrid como de la comisaria general. Como suele ocurrir en encuentros similares, habrá policías argentinos especializados en el seguimiento de las aficiones en el centro de coordinación operativa.
 
Se entrará en contacto con la amplia comunidad argentina presente en españa (mas de 100.000) o de paises proximos como Italia, Francia o Portugal de cara a que se detecten posibels desplazamientos hacia Madrid. Por lo demás se aplicará el protocolo habitual: asignación de dos zonas de ocio (fan zone) en la capital, el acompañamiento de ambas aficiones (mediante embolsamientos policiales) hasta el campo y la separación de los aficionados en el estadio y tambien a la salida (saldrá primero del campo la aficion del equipo perdedor).
 
La duda es si habrá una zona para celebrar el triunfo. Solo en unidades de intervencion policial (UIP) se espera en torno a mil efectivos. Eso, unido a la policia local y otros cuerpos lo puede elevar a unos 2000.