Titulo de Articulo de Columnista

El fútbol ecuatoriano en el 2017

Contenido de articulo

Lo que nos espera para el 2017 en el fútbol ecuatoriano, tendrá que ver con la transparencia y eficiencia, con que el órgano rector de nuestro fútbol proceda; de por sí, suena como un condicionamiento riguroso, pero no es así; es lo menos que debemos exigir y lo menos en lo que deben comprometerse los actuales dirigentes de la Federación Ecuatoriana de Fútbol.
 
Es verdad que Carlos Villacís, ha intentado lavar la cara de esa historia negra, que impactó a la dirigencia de la Federación y en la que Villacís y el resto de la dirigencia han querido separarse, tratando de demostrar que no participaron ni sospecharon todo lo que la justicia ecuatoriana y los Estados Unidos denunciaron.
 
La presentación del informe de actividades estuvo cargado de frases muy sentidas de emociones, tratando de convencer que su cargo de Presidente era para servir, unir y desterrar todo aquel procedimiento pecaminosos de su antecesor; fue tanto así, que el propio Villacís se encargó de hacer público, que su informe lo escribió él mismo, en la concentración que le daba la playa en sus vacaciones de fin de año; y, hay que reconocer que lo consiguió, llegó a las fibras más sensibles de los congresales, Villacís había superado así el primer reto oficial, que consistía en que su informe de labores de su primer año, sea aprobado y aplaudido.
 
Para mi criterio, en los Congresos de la FEF ya es costumbre dedicar tiempos en pulsear políticamente, para analizar quien maneja los votos o detenerse en temas secundarios, como en reformas intrascendentes y dejar a un costado el conocimiento de temas cruciales que debe tratar el fútbol ecuatoriano y que lamentablemente en el último Congreso Ordinario no se los tomaron en cuenta, los que me permito enumerarlos:
 
1. ¿Cuándo se podrá conocer la publicitada auditoría forense que se viene realizando por más de seis meses?  informe importante, en donde se podrá conocer con detalle, lo realmente sucedido con las cuentas y dinero del fútbol ecuatoriano y sus verdaderos responsables.
 
2. ¿Por qué no se trató el tema de la Liga Profesional de Fútbol, que fue aprobada por unanimidad en el Congreso Ordinario del 2016; por qué no se llevó adelante el mandato de dicho Congreso, o será que ya no interesa impulsarlo, considerando que no conviene desmembrar los poderes que hoy se mantienen y se disfrutan?
 
3. ¿Por qué no se ha restructurado la Comisión de Selecciones?, la que debería actuar con atribuciones propias; me pregunto si ya hubiese existido probablemente se hubiera evitado lo que nuevamente avergüenza y deteriora la imagen de nuestro fútbol, cuando se ha hecho público que otra vez más existen las adulteraciones de edad y nacionalidad en las selecciones juveniles, en lo que popularmente se denomina el caso de los “niños con bigotes”.
 
4. ¿Por qué no se puso en la mesa de discusión del Congreso Ordinario, el tema de la crisis económica del fútbol ecuatoriano; o es poco pensar los apuros que tuvieron equipos al recibir tarde los valores por los derechos de televisión o el sobreendeudamiento de los clubes, o también nos olvidamos que un histórico equipos se cayó por problemas económicos, en plena competencia del 2016? ¿Por qué no se trata con sinceridad los topes salariales; o los presupuestos reales y las sanciones por incumplimiento, por qué no se invoca el Fairplay financiero, cómo funciona en Asociaciones o Federaciones europeas?
 
5. Y por último, el caso de los derechos de televisión que conociendo que termina el convenio en el 2017, debió ser importante conocer ¿Qué ha hecho la FEF, con los derechos que tendrán vigencia desde el 2018?, conociéndose extraoficialmente que estaría escogido el nuevo grupo que manejará tales derechos y si es así, valía la pena que el congreso hubiera conocido los pormenores, por ejemplo ¿Qué tipo de concurso existió? ¿Si la nueva propuesta mejora las condiciones anteriores en cantidad y garantías en el cumplimiento o su plazo?, o si ¿La señal será totalmente codificada?  ¿Cuál será el reparto entre los clubes y Asociaciones del país? O algo importante, que siempre insistí. ¿Qué porcentaje de esos derechos se deja para sí la FEF?
 
Como se puede apreciar, existen muchas preguntas que no han sido contestadas y hay muchos temas que no ha existido  la voluntad para tratarlos.