Opinión

Titulo de Articulo de Columnista

Derechos de TV: el fútbol ya no es de todos

Contenido de articulo

Hubo un tiempo en que los clubes, como instituciones autónomas, negociaban directamente con los canales de televisión sus derechos de transmisión. Así se hizo por décadas y este rubro era la principal fuente de ingresos de los equipos del campeonato ecuatoriano de fútbol.

Hasta que en 2012 el Congreso de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), bajo la presidencia de Luis Chiriboga Acosta, aprobó que sea este organismo el que maneje la totalidad de los derechos de televisión de los 24 clubes de la Serie A y B.

Tras sentirse perjudicados, los canales privados llevaron su reclamo a instancias judiciales. Pero ya la suerte estaba echada. Según la nueva norma, aprobada por 47 votos de los 46 que se necesitaban entre 69 habilitados, a partir de ese momento los derechos de televisión de los campeonatos ecuatorianos de fútbol pasaban a ser “negociados y otorgados exclusivamente por la Federación Ecuatoriana de Fútbol, tanto para el interior como para el exterior del país, así como todas las modalidades de transmisión como vía celular, internet, alta definición, etc”.

El producto de la negociación de los derechos de televisión, según la normativa, tiene que ser distribuido en un “70% para los clubes de la serie A; 20% para los de primera B; y 10% para las asociaciones provinciales de fútbol”.

En noviembre de 2012, la FEF firmó un contrato de arrendamiento por los derechos de transmisión de los 24 equipos con los canales Gama , TC Televisión y Ecuador  TV; el contrato sería de 2013 a 2017.

La venta del primer año fue por 16,6 millones de dólares, con un incremento del 5% anual, a partir del 2014, por lo cual el negocio superaría los 100 millones de dólares. El fútbol ya es de todos, decían. Pero todo tiene su final. Y se acabó la bonanza.

A mediados de 2016, los directivos de  Gama y TC reconocieron que los auspiciantes ya no estaban pautando en los partidos. Hoy la deuda que mantienen estos canales con la FEF ascendería a $ 3’387.249,66, correspondientes a montos de 2016 y los primeros meses de 2017.

Por eso ahora solo se puede observar el fútbol ecuatoriano por televisión mediante el sistema pague por ver (PPV), algo que no ocurría desde 1997, en los tiempos de Viatecsa. Hoy son CNT, DirecTV y TVCable las operadoras de televisión pagada que ofertan los partidos.

No ha existido un pronunciamiento oficial, ni de las televisoras ni de la FEF; pero se conoce que los canales de señal abierta habrían cedido todos los derechos a las estaciones antes citadas hasta diciembre.

Según el presupuesto que dio a conocer el Congreso de la FEF en enero pasado, por el rubro derechos de TV, los clubes de la Serie A y B, así como las asociaciones provinciales, deben embolsar poco más de 20 millones de dólares este año.

El aficionado tendrá que pagar (acaso la irresponsabilidad de terceros) para que los clubes puedan cobrar ese monto. Pero el campeonato no se transmitirá por señal abierta. El fútbol ya no es de todos.