Guayaquil

17 Dic 2014 - 11:38 AM

BARCELONA NO TUVO INFANCIA… NACIÓ GRANDE

El 1 de mayo de 1925 un grupo de muchachos conocido como “La gallada de la Modelo”, auspiciados por ciudadanos españoles, crearon el Barcelona.

Fuente:

ARCHIVO REVISTA ESTADIO
  • . Luciendo los colores oro y grana, Barcelona Sporting Club tuvo este sensacional equipo en 1926. Arriba: Guillermo Miñán, Rigoberto Aguirre y Carlos Sangster. En el medio: Vargas, Manuel Murillo Moya y Otón Márquez de la Plata. Abajo: Gonzalo Zevallos, José Morla, Pacheco, Criollo y Rafael Viteri.

El 1 de mayo de 1925 un grupo de muchachos conocido como “La gallada de la Modelo”, auspiciados por ciudadanos españoles, crearon el Barcelona Sporting Club. Sin saberlo, dieron vida al que sería el club más popular del Ecuador.

Si hace 85 años hubiesen existido las cámaras de vídeo, seguramente la cobertura periodística se habría dividido en dos frentes: por un lado un grupo cubriría la marcha por el Día Internacional del Trabajo y otro grupo mayoritario concurrirían a la intersección de las calles de la Independencia y la Concordia (hoy denominadas Eloy Alfaro y Francisco de Marcos) en Guayaquil para ser testigos de la formación de Barcelona Sporting Club, el nacimiento del club más popular del Ecuador.

O tal vez sería interesante realizar una sesión de espiritismo para conversar con ese grupo de alrededor de 25 muchachos que formaban “La gallada de la Modelo” integrada por aficionados al fútbol que reunidos en el barrio del Astillero dieron origen a Barcelona.

Sería estupendo charlar con ellos para ver si alguna vez se imaginaron lo que estaban formando; si por sus mentes cruzó la idea de que ese club de amigos pasaría a ser el equipo más popular del Ecuador, seguramente la respuesta de ellos sería positiva porque lo hicieron con tanto amor, con tanto cariño. Y todo lo que se realiza con sentimientos nobles tiene una enorme vigencia en el futuro.

 

Génesis de una pasión

Reunidos en la casa del ciudadano catalán Eutimio Pérez conformaron el primer directorio presidido por ese guayaquileño de cepa que fue Don Carlos García y contando con el español Onofre Castells como presidente honorario del naciente club multidisciplinario.

“La gallada de la modelo” estuvo conformada principalmente por los españoles Valentín Sala, Eutimio Pérez, Arturo y Juan Domenech, Rivadeneira, Gago Peré, March, Castells y Hermosilla, el charrúa Moggia y los jóvenes ecuatorianos Carlos García Ríos, Arturo Calderón Tomalá, Guillermo de la Cuadra, Alberto Pombar Castillo, Luis Rodríguez, Rubén Letamendi, Carlos García, Víctor Manuel Olvera, Rigoberto Aguirre Coello, Carlos Suárez, José Salem Dibo, los italianos Bruno, Vicenzinni, Cassinelli.

 

Una fecha memorable

Tan grande y trascendente es Barcelona, que si preguntamos en Ecuador que se celebra el 1 de mayo, la inmensa mayoría dirá que es el aniversario de Barcelona y pocos recordarán que también se celebra el día internacional del trabajo.

El nombre de Barcelona se lo toma por la empatía de la mayoría de sus fundadores, de origen catalán, seguidores y admiradores de Ricardo “El Divino” Zamora, arquero del Barcelona español. Su primer uniforme fue una camiseta negra con cuello blanco y pantaloneta blanca.

 

El amateurismo

Transcurrió únicamente un mes para que el naciente club se inscriba en la Federación Deportiva del Guayas, el 1 de junio de 1925, gracias al aporte de 120 sucres recaudado a través de la contribución de 50 centavos de cada uno de los 240 socios.

Ya afiliado a la federación, el 15 de junio de 1925, Barcelona disputa su primer partido oficial de fútbol frente al CS Ayacucho y como no podía ser de otra manera, el nuevo club del Astillero gana por 1 a 0 su primer partido oficial;  vale recordar la primera alineación: Rigoberto Aguirre en el arco; la línea de defensa la conformaron Carlos Sangster, Bolívar Guzmán, Joaquín Franco y Manuel Murillo. La línea de volantes estuvo compuesta por Gonzalo Zevallos, José Moría y Otón Márquez de la Plata y en la delantera estuvieron Julio Criollo, Joaquín Pacheco y Rafael Viteri.

Luego de este partido, el flamante Barcelona Sporting Club pasó a formar parte de la serie B de FedeGuayas y ese mismo año ganó su derecho a participar en 1926 en la Serie A. Los 10 equipos que disputaron el campeonato de ese año fueron: Norte América, Racing Club (campeón vigente), Liga Deportiva Universitaria, Guayaquil Sporting Club, Rocafuerte, General Córdova, Club Sport Libertad, Sporting Packard, Ayacucho y Barcelona Sporting Club. En el primer torneo en la serie A, Barcelona terminó en séptimo lugar y lo rescatable fue el triunfo 3-2 sobre el campeón reinante, Racing Club.

 

Los primeros héroes

Luego de su primera incursión en los torneos de FedeGuayas vinieron horas difíciles para el club del astillero, tanto fue así que las décadas de los 30 e inicios de los 40, Barcelona deambuló por la serie B y serie C de los torneos rentados del Puerto Principal. Inclusive hubo momentos de temor ante una potencial desaparición de Barcelona. Sin embargo, destacaron dos situaciones, la gira que realizó por Quito en 1932 y la llegada al club de Victoriano Arteaga como presidente del club, directivo que tomó el equipo a sus hombros y lo sacó de la dramática situación. De esa forma y recién en 1943 Barcelona vuelve a ubicarse en los torneos de la primera categoría.

La gran labor de Arteaga reposicionó a Barcelona y allí en realidad empieza a brillar con luz propia, tan es así que a mediados de la década de los 40’s nuevamente se repiten dos hechos históricos; la llegada al club del orense Sigifredo Chuchuca y en 1943 en el estadio Guayaquil (hoy llamado Ramón Unamuno) cuando se disputa el primer clásico del Astillero con su hermano de barrio, el Emelec.

Como coincidencia, con el surgimiento de estas dos situaciones, vinieron días de real gloria.

 

Nace la idolatría

El 31 de agosto de 1949, en un cuadrangular amistoso disputado en el viejo estadio Capwell, Barcelona derrotó a Millonarios de Colombia, uno de los mejores cuadros del mundo en cuyas filas militaba entre otros cracks, Alfredo Di Stéfano. Transcurrió un año de este hecho histórico cuando cosechó su primer éxito a nivel amateur, coronándose campeón del torneo de FedeGuayas en 1950, que a la postre, por el nacimiento del fútbol profesional en el Guayas, fue el último torneo amateur que se disputó en Guayaquil.

El primer equipo campeón de Barcelona lo conformaban los arqueros Jorge Delgado y Enrique Romo; en la defensa contaba con Carlos Sánchez y Juan Benítez; entre los hombres del medio campo tenían a Galo Solís, Jorge Cantos, Heráclides Marín y Fausto Montalván y de los delanteros de la época estaban José Jiménez, Manuel Rodríguez, Enrique “pajarito” Cantos, Sigifredo Chuchuca, José Vargas (el Pelusa) y Guido Andrade; todo bajo la presidencia de Federico Muñoz Medina. Fue tan espectacular este grupo de jugadores que esa nómina está entre los mejores equipos que ha tenido Barcelona en toda su rica historia.

Desde entonces Barcelona ya gozaba de la simpatía y admiración de todo un país que empezaba a erigirlo como ídolo del fútbol nacional.