Titulo de Articulo de Columnista

¿Porqué NO Rueda?

Contenido de articulo

A pocos días de que haya culminado el Mundial de Brasil 2014 y luego de meditar la participación de Ecuador, con los paños más fríos, vale la pena hacer un análisis sobre este proceso que tuvo su final en la Copa del Mundo Brasil 2014.

Para esto hay que dividir en algunos puntos esta historia. El primero sería analizar la campaña realizada por el técnico colombiano Reinaldo Rueda desde que asumió como DT de la selección nacional. La segunda ver la forma como el técnico planteó el equipo, el tercer punto, ver cómo le respondieron los jugadores y cuarto analizar los jugadores que fueron considerados en el proceso y quienes llegaron al Mundial.

La campaña
Desde que Reinaldo Rueda asumió la dirección técnica de la selección ecuatoriana muchos le cuestionario el rendimiento del equipo en la Copa América Argentina 2011. Este torneo en números fue un fracaso, solamente empató 1 partido y marcó 2 goles quedando eliminado en primera ronda.
En las Eliminatorias rumbo a Brasil 2014 la historia cambió. Ecuador por primera vez terminó invicto en el estadio Atahualpa ganando 7 partidos y empatando uno.
La otra cara de la moneda fue que se perdieron puntos valiosos con Perú, Bolivia y Venezuela, selecciones que antes se habían podido superar.
De haber sido así Ecuador no tendría que haber esperado la última fecha en Santiago con Chile para clasificar, pese a que con Uruguay en el Atahualpa ya había asegurado el 95% de la clasificación.
Esto dejó como saldo que de visitante no consiguiera ninguna victoria, simplemente obtuvo 3 empates. Ecuador tuvo un rendimiento del 52% en toda la clasificatoria, ubicándose cuarto.
Números que en líneas generales fueron buenos, pero en el Mundial todo cambió, se obtuvieron 4 puntos de 9 disputados. Derrota con Suiza(1-2), triunfo con Honduras(2-1) y empate sin goles con Francia. Si consideramos el Mundial de Corea Japón y Alemania 2006, Ecuador en esta oportunidad se ubicó en el puesto 17. La “Tricolor” en 2002 quedó en el puesto 24, mientras que en Alemania 2006 quedó en el 12° lugar.
Si bien es cierto no se retrocedió como en 2002, lo ideal hubiese sido avanzar hasta octavos de final, como se consiguió en 2006. Esto sin lugar a dudas representa un retroceso tomando en cuenta que el grupo era accesible.

Planteamiento
El sistema que utilizó el técnico Reinaldo Rueda fue con un clásico 4-4-2 de local y de visita, este se convertía en 5-4-1. En este estilo de juego su fuerza se centró en el mediocampo, en donde un jugador siempre estuvo colaborando con los defensas y otro jugaba de pívot, para juntarse con los dos aleros. La velocidad de Antonio Valencia y Jefferson Montero nos deslumbró. Y los que realizaban el trabajo sucio no desentonaron como Segundo Castillo y Cristian Noboa. Pero el problema llegó cuando uno de los dos no estaba. Así fueron pasando Luis Fernando Saritama, Pedro Quiñónez, Edison Méndez, Oswaldo Minda y Carlos Gruezo. Todos aportaron pero no llenaban el gusto de los hinchas.
 Regresando a la defensa el arco siempre generó dudas, pero Alexander Domínguez al menos en los partidos por la selección, se lo vio mejor que Máximo Banguera y Adrián Bone.
En defensa los centrales fueron un dolor de cabeza y cuando los encontró lamentablemente se lesionaron, como fueron los casos de Fricson Erazo, Jairo Campos, Eduardo Morante, Gabriel Achilier y Jorge Guagua. Todos estuvieron por momentos entre algodones y no alcanzaron su mejor nivel en comparación a lo que hicieron en sus clubes para ser convocados.
La gran revelación de la zaga fue la presencia de Juan Carlos Paredes, en el otro extremo Walter Ayoví entregó experiencia, aunque por momentos se lo vio mal en la contención.
En ofensiva la dupla Cristian Benítez- Felipe Caicedo fue letal mientras duró. Luego del triste fallecimiento del “Chucho” se dio la casualidad que “Felipao” bajó su nivel e incluso fue muy criticado por ir a jugar al fútbol de Medio Oriente y dejar la liga rusa.
Pero Reinaldo Rueda tuvo una virtud, encontró un as bajo la manga y fue el caso de Enner Valencia su mayor carta ofensiva en Brasil 2014.  Enner Valencia no jugaba como centrodelantero, pero en su club Emelec y luego en el Pachuca lo realizó de gran forma y comenzó a marcar goles importantes.
También estuvieron rotando jugadores como Jaime Ayoví, Joao Rojas, Michael Arroyo, Renato Ibarra y Fidel Martínez pero ninguno marcó la diferencia de Montero y los Valencia.
En líneas generales, Ecuador fue un equipo muy rápido y peligros con la pelota en sus pies, pero muy desordenado y lento a la hora de defenderse.

Los jugadores
Es importante destacar la presencia de Alexander Dominguez en el arco, la velocidad y personalidad de Juan Carlos Paredes, la entrega y esfuerzo de Jorge Guagua y Fricson Erazo, pese a que cometieron algunos errores que costaron caro, se entregaron al máximo por la “Tricolor”.
La lesión de Segundo Castillo fue un golpe duro; y Cristian Noboa tuvo que ponerse el overol a la hora de marcar. Ni Carlos Gruezo ni Oswaldo Minda, pudieron marcar diferencias). El “Zar” al verse obligado a marcar perdió libertad para lanzarse al ataque.
Nuestras máximas figuras Antonio Valencia y Jefferson Montero tuvieron un Mundial para el olvido. Ambos se los notaba perdidos en diferentes posiciones y labores que no se las había visto antes. Valencia jugó tirado al centro y no donde habitualmente lo hace en Manchester United, por su parte Montero rotó por derecha, y por la banda izquierda poco pudo hacer, por su excesivo individualismo.
En la ofensiva Felipe Caicedo nunca pudo encontrarse con Enner Valencia, se lo vio falto de ritmo y velocidad y fue totalmente opacado por el jugador de Pachuca, quien marcó 3 goles.

La convocatoria a Brasil
Reinaldo Rueda no consideró el rendimiento del jugador en ese momento. Y fue así como convocó elementos que no tenían regularidad en sus clubes y descartó a otros que estaban pasando un gran nivel en el torneo local. Es muy criticable la decisión de cerrar toda posibilidad de que jugadores nacionalizados puedan vestir la camiseta de la selección. La gran mayoría de selecciones del mundo tienen elementos nacidos en otras tierrass.
Esto impidió que por momentos se pudiera buscar algún jugador, ante la ausencia de elementos importantes, para reforzar algunos puestos. La última vez que hubo “extranjeros” fue durante la Copa América 2011.
Solamente para poner un ejemplo: Claudio Bieler, goleador de Liga de Quito campeón de la Copa Libertadores 2008, ha marcado 11 goles en 36 partidos en la MLS y Esteban Dreer de Emelec tenía la valla menos batida del torneo.
Lo cierto es que esta convocatoria generó y seguirá generando controversias por la forma y el momento de llamar a algunos jugadores y la de descartar a otros que estaban en mejor nivel.
Para ponerle punto final, luego de culminada la participación mundialista, al parecer algo se rompio en el camerino, ya no fueron los bailes de la “Tuza” que nos alegraron “Chucho”, Toño y Walter por Youtube.
Los rumores de que hubo malos entendidos fueron grandes, sin embargo esto quedó descartado por algunos jugadores.
Pero la frase de Enner Valencia fue clave: “A Rueda le hizo falta mano” la pelota quedó picando para generar diversas opiniones, así como ese balón que no pudo empujar Michael Arroyo ante los Suizos y que la pelota siguió rodando hasta quitarnos en parte la ilusión, el resto de la historia todos la conocemos.
El próximo reto será la Copa América de Chile 2015, muchos jugadores por edad seguramente jugarán sus últimos cartuchos, en esta selección hubo muy poca renovación, es hora de refrescar la rueda tricolor con nuevas caras y con la misma mentalidad ganadora, porque como está hoy  la pelota no rueda facilmente y no queremos retroceder.    

Por lo pronto Sixto Vizuete vuelve a tomar el timón.