Guayaquil

08 Jul 2014 - 8:26 AM

UN CLÁSICO MUNDIAL

La selección argentina busca el miércoles en Sao Paulo su billete para la gran final de Brasil-2014 en un clásico a todo o nada contra Holanda

Fuente:

AFP Y FOTOS REUTERS

La selección argentina busca el miércoles en Sao Paulo su billete para la gran final de Brasil-2014 en un clásico a todo o nada contra Holanda, una oportunidad única para hacer historia que Lionel Messi no quiere dejar pasar.

Como el enfrentamiento entre Brasil y Alemania en la otra semifinal este martes por la tarde en Belo Horizonte, se trata de un partido con todos los condimentos para ser recordado en las páginas doradas de los mundiales de fútbol.

El entrenador Alejandro Sabella parece decidido a jugar al misterio hasta último momento con el once titular para esta primera semifinal de Argentina en 24 años, que tendrá lugar dos días después de la muerte de la leyenda hispano-argentina Alfredo Di Stéfano.

Sabella tiene enfrente a un maestro de la estrategia, Louis Van Gaal, y a una selección naranja con un gran poderío ofensivo en los pies de Arjen Robben y Robin van Persie, por lo que el planteamiento del encuentro toma ribetes de partida de ajedrez.

"Los dos equipos tienen un poco lo mismo en común: su mayor virtud es la faz ofensiva. Por eso es importante la parte táctica", dijo el defensor argentino Pablo Zabaleta de cara al choque en el Arena Corinthians a las 17H00 locales (20H00 GMT) que será dirigido por el turco Cuneyt Cakir.

El ganador pasará a la finalísima del domingo próximo en el Macaraná de Rio de Janeiro ante el vencedor del duelo entre brasileños y alemanes.

Argentina-Holanda es uno de los clásicos de los mundiales, ya que sudamericanos y europeos se vieron las caras cuatro veces desde Alemania-74, incluyendo la final de Argentina-78 ganada por el local y los cuartos de final de Francia-98 donde se impusieron los naranjas.

Mientras la Albiceleste viene de ganarle 1-0 a Bélgica en cuartos de final, Holanda debió sufrir hasta los penales para derrotar 4-3 a Costa Rica tras igualar sin goles en los 120 minutos.

"Argentina es un equipo de clase mundial y merece estar entre los cuatro mejores. Pero queremos medirnos contra el mejor, y no solo medirnos, sino ganar. Es esa la razón por la cual estamos aquí", afirmó el polifuncional naranja Dirk Kuyt.

 Estar a la altura

Con el recuerdo lejano ya del título en México-86, Argentina sabe que se encuentra ante una gran ocasión de reverdecer laureles, aunque para ello deberá vencer a la actual vicecampeona mundial, con sed de venganza por su derrota con España en Sudáfrica-2010, la tercera en tres finales.

"Tenemos que demostrar que estamos a la altura y que realmente queremos jugar la final", indicó el atacante Ezequiel Lavezzi, que fue titular en los partidos por octavos contra Suiza y cuartos ante Bélgica a raíz de la lesión de Sergio Agüero.

La baja de Ángel Di María, pieza fundamental en el andamiaje ofensivo albiceleste, obliga a Sabella a mover fichas, y no se descarta que pueda recurrir a un 5-3-2 con cinco defensores como ensayó en el debut con Bosnia.

Cuando el 'Fideo' salió a la media hora de juego contra Bélgica, el técnico eligió al volante Enzo Pérez, un jugador que conoce de su época de Estudiantes y que viene de tener un gran año en el Benfica. Otra alternativa es Maxi Rodríguez, que había sido titular contra Bosnia.

Con respecto al once que jugó frente a los Diablos Rojos, parece segura la vuelta al lateral izquierdo de Marcos Rojo en lugar de José Basanta, tras haber cumplido su fecha de suspensión por acumulación de tarjetas amarillas.

 

Secar' a Robben y Van Persie 

Basanta volvería al banco, aunque existe la posibilidad de que quede entre los titulares si el entrenador opta por el sistema 5-3-2 con una marca escalonado sobre Robben, en vez de un 4-4-2 o un 4-3-3.

Desde el inicio del torneo, la selección argentina ha sido criticada por sus problemas defensivos, corregidos en buena parte ante Bélgica.

Ese día en Brasilia Sabella probó con Martín Demichelis como primer central junto a Ezequiel Garay, una variante que sumada al ingreso de Lucas Biglia por Fernando Gago en el mediocampo para ayudar a Javier Mascherano permitieron a la Albiceleste mostrarse más compacta.

Con Lionel Messi y Gonzalo Higuaín confirmados, Sabella debe decidir además quién los acompañará en ataque, si es que no sacrifica el tercer delantero para colocar cinco defensores, un planteo criticado por la estrella del Barcelona en su momento.

Lavezzi corre con ventaja, aunque Rodrigo Palacio aparece como una alternativa de características similares.

Sabella tiene además a su disposición a Agüero, que se recuperó de la lesión sufrida ante Nigeria y que podría ser usado en el segundo tiempo de acuerdo a cómo se dé el partido.

Alineaciones probables:

ARGENTINA: Sergio Romero - Pablo Zabaleta, Martín Demichelis, Ezequiel Garay, Marcos Rojo - Lucas Biglia, Javier Mascherano, Enzo Pérez o Maxi Rodríguez - Ezequiel Lavezzi o José Basanta, Lionel Messi (cap), Gonzalo Higuaín. DT: Alejandro Sabella.

HOLANDA: Jasper Cillessen - Stefan de Vrij, Ron Vlaar o Joel Veltman, Bruno Martins Indi - Dirk Kuyt, Georginio Wijnaldum, Wesley Sneijder, Daley Blind - Memphis Depay, Robin van Persie (cap) y Arjen Robben. DT: Louis Van Gaal.

TAGS