Guayaquil

16 Jul 2017 - 8:35 AM

Samantha Arévalo medalla de plata en Hungría

Samantha Arévalo logró la plata en la prueba de los 10 km en aguas abiertas del Mundial de Natación que se está disputando en Hungría.

Fuente:

Stalin Briones
La ecuatoriana Samantha Arévalo logró la plata en la prueba de los 10 km en aguas abiertas del Mundial de Natación que se está disputando en Hungría, en la que la brasileña Ana Marcela Cunha compartió el bronce con la italiana Arianna Bridi.
 
La carrera vivió un final apretadísimo, con las tres nadadoras entrando casi en el mismo tiempo, a algo más de tres segundos de la ganadora y medalla de oro, la francesa Aurelie Muller.
 
La nadadora gala, de 27 años, revalida así la corona mundial obtenida en Kazán-2015 y se quita el sabor amargo que le dejó su participación en los Juegos de Rio-2016, donde fue descalificada tras ser segunda en la prueba, después de hundir a una rival en el esprint final.
 
La francesa realizó un crono de 2h00:13.70 en una prueba celebrada en el lago Balaton, en Balatonfüred, la otra sede, junto a la capital Budapest, de estos campeonatos, que se celebrarán hasta el 30 de julio.
 
Muller superó claramente a Arévalo por 3.30 (2:00:17.20), que en el esprint final logró la plata por delante de Bridi y Cunha, que invirtieron 20 décimas más que la ecuatoriana y compartieron la medalla de bronce.
 
Arévalo logra a sus 22 año su mejor resultado en una competición internacional. En Rio-2016 participó en esta misma prueba, quedando a las puertas de un diploma olímpico tras acabar novena.
 
"Estoy muy feliz y doy las gracias a Dios por este resultado", explicó la ecuatoriana tras la prueba. "Nunca pensé poder acabar segunda en mi segundo Campeonato del Mundo senior, pero trabajé muy duro para conseguir este éxito", añadió.
 
Por su parte, Ana Marcela Cunha, de 25 años y más experimentada que la ecuatoriana, suma una nueva medalla mundialista a su extenso palmarés, repitiendo el bronce de Kazán-2015 en una prueba en la que ya fue plata en Barcelona-2013, donde también se apuntó el subcampeonato en la prueba de los 5 km.
 
Cunha, además, ya sabe lo que es ser campeona mundial, tras imponerse en los 25 km en aguas abiertas en Shanghai-2011 y Kazán-2015.
 
"Estoy contenta porque tras los Juegos (Brasil-2016) sufrí una seria lesión, por lo que la preparación para este evento fue muy dura", explicó la brasileña. "La carrera fue muy dura y traté de dar lo mejor", agregó.