Guayaquil

18 Oct 2017 - 8:33 PM

Gimnasta denuncia abuso sexual de médico

McKayla Maroney fue ganadora de una medalla de oro y otra de plata en los Juegos de Londres-2012.

  • McKayla Maroney alentó a otras víctimas a romper el silencio.
La excampeona olímpica estadounidense de gimnasia, McKayla Maroney, dio un paso al frente y reconoció haber sido víctima de abusos sexuales por parte de un médico de la selección, una revelación que se suma al escándalo que sacude su disciplina y que aviva el caso Weinstein.
 
"Larry Nassar, médico del equipo femenino estadounidense de gimnasia y de la selección olímpica, abusó de mí", aseguró el martes en sus redes sociales la ganadora de una medalla de oro y otra de plata en los Juegos de Londres-2012.
 
Su denuncia pública no abre la caja de Pandora, pero enardece la polémica entorno a Nassar, en prisión preventiva por abusos sexuales contra gimnastas durante 20 años.
 
En febrero, este médico que integró el equipo estadounidense entre 1996 y 2015 --y cuatro Juegos Olímpicos-- fue acusado de 22 cargos por agresiones sexuales, incluidas menores de 13 años. 
 
La Federación estadounidense de Gimnasia aplaudió "la valentía" de la joven. La institución aseguró en un comunicado que "refuerza y mejora las políticas y procedimientos sobre abusos sexuales" para garantizar la seguridad de sus atletas.
 
"Sé lo difícil que es hablar públicamente de algo tan horrible y tan personal porque también me ha ocurrido", explicó Maroney en una carta colgada en Twitter.
 
La medallista acompañó su testimonio con la etiqueta #MeToo (Yo también), popularizada en las redes sociales para denunciar comportamientos sexuales abusivos contra las mujeres después de que un grupo de actrices acusara de abuso sexual y acoso al poderoso productor de Hollywood, Harvey Weinstein.
 
"La gente debe saber que esto no solamente ocurre en Hollywood. Ocurre en todas partes. Soñaba con ir a los Juegos Olímpicos y las cosas que tuve que padecer para llegar hasta ahí fueron innecesarias y repugnantes", contó.
 
"Todo comenzó cuando tenía 13 años (...) y no acabó hasta que dejé el deporte", subrayó. Maroney reveló haber sufrido abusos antes del concurso por equipos en Londres, en el que Estados Unidos se impuso, y antes de la final de salto, en la que quedó segunda.
 
"Nunca es tarde"
La excampeona olímpica, que ahora tiene 21 años, reveló que Nassar le decía que debía aplicarle "un tratamiento médico necesario que había estado dando a pacientes desde hacía más de 30 años".
 
"Parecía que cada vez que este hombre podía, yo debía ser 'tratada'", manifestó.
 
La "noche más horrible" de su vida fue en 2011, cuando Nassar le dio unos somníferos durante un vuelo a Japón, donde se disputó el Mundial. Tenía 15 años.
 
Lo siguiente que recuerda es "estar sola con él en su habitación de hotel recibiendo un 'tratamiento'". "Pensé que me iba a morir esa noche", confesó.
 
Maroney alentó en su carta a las víctimas a hablar, porque "nuestro silencio ha dado poder a la gente equivocada durante demasiado tiempo" y "nunca es tarde".
 
Reclamó "tolerancia cero con los agresores y quienes les protegen", "educar y prevenir" y "exigir responsabilidades".
 
El escándalo estalló en diciembre de 2016, cuando el diario Indianapolis Star publicó, tras nueve meses de investigación, que 368 miembros, entre niños y adolescentes, de clubes afiliados a la Federación de Gimnasia habían sufrido abusos en las dos décadas previas.
 
Tres exatletas del equipo estadounidense acusaron posteriormente a Nassar por su conducta. Entre ellas estaba Jamie Dantzscher, excampeona olímpica en Sidney 2000, quien aseguró haber sufrido abusos entre los 13 y los 18 años.
 
El presidente de la Federación de Gimnasia, Steve Penny, dimitió en marzo por su gestión de la crisis y por alertar demasiado tarde a las autoridades.