Guayaquil

02 Ago 2018 - 1:31 PM

Peleador de la UFC casi pierde tres dedos en pelea callejera

El peso ligero, que cuenta con un récord de 14 peleas ganadas, estuvo involucrado en una pelea callejera afuera de una peluquería en Queens, Nueva York.

Fuente:

EL Clarín
  • Jared Gordon, durante su última pelea en la UFC.
Los peleadores de artes marciales mixtas (MMA) pocas veces son vistos en peleas callejeras. Por supuesto que hay excepciones, pero no es común. Primero porque trabajan con su cuerpo y, además, viven de golpe en golpe en los entrenamientos. Pero el atleta de UFC Jared Gordon fue protagonista de una para defender a un amigo... y casi pierde tres dedos de una mano.
 
El peso ligero, que cuenta con un récord de 14 peleas ganadas y dos perdidas (2-1 en UFC), estuvo involucrado en una pelea callejera afuera de una peluquería en Queens, Nueva York, en diciembre, según informó el portal especializado Sherdog.
 
Según se ve en un video que el propio Gordon dio a conocer por sus redes sociales, el peleador estaba hablando con un amigo y un ex alumno de este en la vereda, cuando uno de ellos fue atacado por dos "pandilleros", según palabras del propio peleador.
 
Gordon se trenzó con uno de ellos y, en el forcejeo, llegaron a la ventana del local, que se vino abajo por el golpe. Esos vidrios le generaron cortes en tres dedos al luchador, que requirieron 21 puntos de sutura. Después, el corte en su dedo medio se reabrió durante un entrenamiento y requirió otros siete puntos y una visita al cirujano plástico.
 
Como si fuese el guión de una película, tras eso se resbaló en una escalera mecánica y su mano volvió a abrirse. "El dedo se me hinchó del tamaño de una salchicha", declaró Gordon en una entrevista, quien volvió a visitar al cirujano. "Tuvo que reabrir los puntos y drenar mi dedo", continuó con su historia.
 
"Ya no me duele, simplemente no tengo la función completa del dedo, pero ya no me doy cuenta en el entrenamiento. Mi agarre está bien y no necesito doblar la punta de mi dedo medio nunca más", concluyó el peleador.