Guayaquil

14 Mar 2018 - 8:40 AM

Frickson Erazo revela detalles de su vida en Brasil

El ecuatoriano habló sobre su difícil estadía en Brasil, cuando recién llegó a Flamengo en el 2014.

Fuente:

B. Loor
  • Erazo en un entrenamiento con el Vasco Da Gama. / Foto GloboEsporte.

Frickson Erazo concedió una entrevista al portal GloboEsporte en donde reveló los momentos difíciles que vivió cuando recién llegó a Brasil.

El defensor fichó por Flamengo en el 2014, se mudó sin su familia y no sabía nada del idioma, por eso solo le era fácil pedir pizza, un hábito que tuvo que cambiar por sus problemas en la rodilla y que le permitió bajar hasta 10 kilos.

En el Fla tuvo que entrenarse muchas veces en las inferiores, donde conoció a Zé Ricardo, su actual entrenador en Vasco Da Gama.

Erazo tuvo un 2017 complicado en el Atlético Mineiro, con poca actividad por el problema en su rodilla. Entonces decidió dejar la pizza y cambiar su alimentación.

"Necesité perder peso para aliviar la rodilla, pero gané fuerza y masa muscular. Empecé a tener una dieta equilibrada, sobre todo después de aprender portugués y no es necesario pedir una pizza todo el tiempo", comentó entre risas.

Frickson Erazo

Este año llegó a Vasco, donde se siente muy bien. "Es bueno para mi carrera volver a Río, ciudad que me gusta. Tengo una buena oportunidad de mostrar mi fútbol después de la lesión que tuve el año pasado. El equipo está conociéndose bien y con gran armonía en los entrenamientos. El entrenador es muy bueno también. De a poco me voy acostumbrando al esquema, al equipo y a los compañeros".

También fue preguntado por su apodo 'El Elegante': "Surgió en Ecuador en el 2012. Creo que fue por mis características de salir jugando, la forma como me expreso.. Creo que también por la forma de vestirme. Dicen que es elegante. Hoy en mi país nadie me llama por mi nombre, sino que me llaman por el apodo".

Frickson Erazo

¿Por qué comía tanta pizza? "En aquella época sólo comía pizza. No sabía pedir otra cosa, mi familia no estaba conmigo. Fuera de la concentración pedía pizza, que es lo mismo en español que en portugués (risas). No voy a poner la culpa de mi rendimiento en la pizza, pero los atletas de alto rendimiento necesitan una buena alimentación para rendir al máximo. Fue una época difícil, pero quedó como experiencia. Lo mejor que puedo llevar de aquella época es que hice grandes amigos, aprendí la lengua, tuve paciencia. Ahora estoy mucho más adaptado a Brasil".

Y sobre la lengua, expresó: "Al principio pesó porque es importante tener óptima comunicación. El fútbol hoy no es sólo la pelota en el pie. Tiene que saber comunicarse con quien está a su lado. Fue difícil al principio relacionarme con los compañeros. Me gusta conocer, saber con quién estoy contando, quién me va a ayudar en un mal momento".