Guayaquil

07 Ago 2018 - 8:37 AM

Araujo y su resentimiento con LDUQ

A la hora de hablar de las páginas más gloriosas de Liga de Quito, de forma inmediata llega a la mente varios nombres, entre ellos el de Norberto Araujo.

  • Norberto Araujo, zaguero de LDUQ.
A la hora de hablar de las páginas más gloriosas de Liga de Quito, de forma inmediata llega a la mente varios nombres, entre ellos el del argentino naturalizado ecuatoriano, Norberto Araujo, zaguero central que fue conocido por comandar una defensa campeona de la Copa Libertadores, de la Copa Sudamericana y vicecampeona mundial, imprimiendo mucha clase y orden.
 
Todo aquello ha quedado en el olvido, o al menos lo ha sido así para Araujo quien en una entrevista para El Telegrafo, contó su resentimiento ante la directiva 'alba', que lo dejó ir sin valorar su trabajo.
 
“Cuando hablé con Pablo sobre si me iba a tener en cuenta, me dijo que no, porque quería renovar y traer gente joven. Luego trae gente de 35 años y eso no lo entendí muy bien. Pero yo respeto a cada DT. Sí me dolió lo que sucedió con la parte dirigencial, de que tal vez digan ‘el Beto se queda un año más, él quiere jugar después de tantos años y el sacrificio que hizo”, empezó hablando Araujo de 39 años.
 
Continuando, Araujo visiblemente molesto dijo: "Yo no vivo del pasado, pero sí me he jugado la vida por Liga y siempre lo dije. Ningún dirigente puso la voz para que me quede. No importa que no juegue, pero sí estar en el vestuario y tratar de ayudar al grupo. No me catalogo como una persona negativa en un vestuario, siempre trato de ayudar a los jóvenes y siempre mantuve un perfil bajo”, 
 
"Que la gente se acuerde de uno de la mejor manera, no de ser polémico, de tuitear algo. Que hable por mis logros y mis sacrificios. Eso me dolió de los dirigentes, que nadie habló con Pablo para que me retire en Liga. No es fácil estar 11 años en un club y lo logré. Así como yo hubo varios, recuerdo a Rambert Vera. Estimo y respeto mucho a Don Rodrigo Paz. Es el mejor dirigente que tuve en mi carrera y siempre lo voy a respetar y querer”, profundizó, resaltando la más de una década que dedicó a los colores de la institución. 
 
“En otros clubes, en Argentina por ejemplo, no pasan esas cosas. A los históricos se los respeta un poco más. Eso para mí, fue un dolor muy grande. Con la dirigencia mantengo una relación no tan buena, estoy alejado de ellos. No he ido a los entrenamientos, no voy a los partidos tampoco. Sí soy agradecido con la hinchada, que merece siempre mi respeto, porque me han hecho sentir como en casa”, culminó.