Guayaquil

27 Abr 2017 - 9:35 AM

Alemán: "Me fui por Aguinaga… Le decía, no soy Harry Potter"

El volante uruguayo que pasó por BSC y LDUQ reveló muchas situaciones en Ecuador.

  • Alex Aguinaga, entrenador de LDUQ con Brahian Alemán.
El volante uruguayo que pasó por Barcelona SC y Liga de Quito, Brahian Alemán habló en una entrevista para el programa 'Dos contra Uno' de Argentina sobre su paso por Ecuador.
 
Desde un principio, Alemán dejó claro quién es el ídolo: “Barcelona es un equipo muy grande, habían argentinos nacionalizados como Ismael Blanco, Matías Oyola. Se cobra en dólares. BSC te llena todos los partidos, vas a cualquier lado y la gente explota, siempre juega de local”. 
 
Profundizando en su paso por los 'canarios', Alemán dijo: “Tuve problemas económicos con la dirigencia que tuve (en BSC) pero siempre trataron de cumplir, no fue malo el paso por Ecuador, sabía que de ahí a México había un paso. A los 6 meses de estar en BSC tuve la oportunidad de ir a Toluca pero un tema económico entre BCS y Unión no lo permitió, los mexicanos no quisieron problemas”.
 
Su llegada a Liga de Quito fue así: “Quedé libre por FIFA y tuve la oportunidad de ir a Liga, otro grande, fue un tema complicado porque BSC y Liga, es como BSC y Emelec, es casi Clásico. A la gente no le gustó mucho, mi señora estaba con 7 meses de embarazo y tenía que tomar una decisión, no era mala la oportunidad ni tampoco lo económico. Era un poco mejor”. 
 
Comparando a estos dos clubes, Alemán no dudó en quedarse con BSC. “A los 6 meses en Liga me renuevan un año más pero bueno, ya se desgató con tanto cambio de técnico (en la temporada 2016 estuvieron Claudio Borghi, Álvaro Gutiérrez y finalmente Alex Aguinaga) y problemas en la dirigencia. Por el aprecio de la gente me sentí muy cómodo y me sentí muy bien, me quedo con BSC”. 
 
Para finalizar, el charrúa apuntó a Alex Aguinaga como el culpable de su salida: “Con Alex tuvimos algunas diferencias, por momentos no me ayudó, uno siendo extranjero necesita el apoyo del técnico y la dirigencia pero él no sé qué le pasé que no nos apoyó a ninguno de los cuatro extranjeros, por él fue que busqué mi salida, no terminé jugando por decisiones de él. Cuando la veía difícil me hacía calentar y entrar. A veces íbamos perdiendo a los 20’ del 1T y le decía ‘no soy Harry Potter, ¿que querés que te salve?’ Me extrañó bastante, no solo a mí, a todo el plantel, había jugadores que habían ganado cosas importantes y resultó que la mayoría del equipo no lo quería”.

TAGS