Guayaquil

13 Abr 2018 - 12:05 AM

Sao Paulo se llevó un empate de su visita a Rosario

El cuadro del zaguero ecuatoriano sacó un buen resultado de su duelo por Sudamericana.

Fuente:

AFP
  • La alineación del cuadro brasileño. Foto: Marcelo Manera / AFP
Robert Arboleda, defensa ecuatoriano que milita en Sao Paulo, fue titular en el empate de su club ante Rosario Central de Agentina por la Copa Sudamericana.
 
Sao Paulo, que jugó buena parte del partido con diez jugadores, rescató un valioso empate sin goles en su visita a Rosario Central, que también sufrió un expulsado por la ida de la primera ronda de la Copa Sudamericana,  este jueves en Rosario.
 
La igualdad en cero deja abierta la serie con miras al desquite, que se disputará el miércoles 9 de mayo en Sao Paulo.
 
Frente a un adversario experimentado en duelos internacionales, Rosario Central opuso un plantel juvenil, con menos roce pero de abundante despliegue y con mucho temperamento para imponerle condiciones a un rival que buscó hacerse dueño del mediocampo de inicio.
 
De a poco, Central empezó a inquietar con incursiones por los costados, sobre todo con la velocidad de Maxi Lovera por el carril derecho, y por ese lado llegó la primera ocasión clara, pero Marco Ruben cabeceó desviado.
 
El panorama para el conjunto paulista empezó a complicarse con la baja de Reinaldo, que sintió un tirón muscular al enviar un centro desde la izquierda, por lo que debió entrar Lucas Fernandes y el DT uruguayo, Diego Aguirre, ensayó varios cambios en el esquema.
 
Pese a su poca tenencia del balón, Sao Paulo se las arregló para crear una buena oportunidad con un desborde por derecha que derivó en la llegada solitaria del veloz Nené, que remató cruzado y encontró una sólida respuesta del arquero Jeremías Ledesma, en la mejor llegada paulista en la primera parte.
 
Sin embargo, Sao Paulo de nuevo se complicó solo, cuando el zaguero Rodrigo Caio vio la tarjeta roja por un codazo que le provocó un corte en la cara a Ruben.
 
Así, Aguirre dejó como único punta al colombiano Santiago Tréllez, aunque el escurridizo Nené se las arreglaba para inquietar en cada excursión ofensiva.