Guayaquil

02 Ago 2018 - 2:07 PM

"Para que salga Modric es pagando $868 millones"

No hay caso Luka Modric. Tanto los dirigentes del Real Madrid como el entorno del jugador croata niegan a MARCA cualquier movimiento.

Fuente:

Marca
  • Luka Modric, figura croata del Real Madrid.
No hay caso Luka Modric. Tanto los dirigentes del Real Madrid como el entorno del jugador croata niegan a MARCA cualquier movimiento respecto a una posible salida del club blanco del mejor jugador del pasado Mundial. Las circunstancias son muy diferentes a las vividas en el pasado mes de julio con Cristiano Ronaldo.
 
El portugués sí que pidió, a través de su agente, salir del Real Madrid en el mes de enero y la operación se concretó con el traspaso a la Juventus nada más terminar el Mundial. Ahora en en la zona noble del Santiago Bernabéu no tienen noticia alguna al respecto y solo hablan del compromiso de Modric con el club.
 
No hay duda alguna en la entidad madridista de la continuidad de Modric, ni negociación abierta con el agente del croata. El centrocampista renovó contrato en noviembre de 2016 y el vínculo con el club blanco no termina hasta el 30 de junio de 2020. El estatus del croata ha cambiado, tanto por lo hecho en el Real Madrid como por su selección en el Mundial de Rusia, en el que fue elegido el mejor jugador de la cita organizada por la FIFA.
 
En cualquier caso y pese a que el interés del Inter es cierto, por el Bernabéu no se plantean escuchar oferta alguna por el centrocampista. Modric es considerado imprescindible y básico en el proyecto blanco. Tanto que el propio Florentino Pérez reconoce que es imposible: "La única posibilidad de que salga Modric es pagando $868 millones de dólares".
 
Modric ha visto como su cotización se ha elevado gracias a su juego y aportación. El interés del Inter ha disparado y agitado un mercado que parece anestesiado tras el golpe de Cristiano Ronaldo, pero en el Real Madrid la tranquilidad sigue siendo la protagonista. No hay caso pese a que son conscientes de que el papel de Modric no es el mismo al de años atrás.El croata es feliz en el Real Madrid y se siente plenamente identificado tanto con la afición, como por el club y, por supuesto, por los aficionados.
 
La semana que viene estará en Madrid para volver a los entrenamientos y preparar la Supercopa de Europa y lo hace sin intención de pedir nada y si la de seguir trabajando para seguir escribiendo la historia del Real Madrid.