Guayaquil

20 Abr 2018 - 8:38 AM

Asamoah Gyan habló del penal errado en el Mundial

El ghanes aseguró que dicho penal fue lo peor de su vida y nunca superará el momento hasta que Ghana juegue una semifinal.

Fuente:

B. Loor
  • El momento que falló el penal Gyan.

Asamoah Gyan tuvo la responsabilidad de patear un penal en el duelo de cuartos de final del Mundial Sudáfrica 2010, lo falló y finalmente Uruguay ganó por tanda de penales a Ghana y se clasificó a semifinales.

El jugador ghanes ha realizado una revelación sobre dicha acción que le cambió la vida. Su madre le hizo un pedido antes de morir y después de eso, no le quedó más que cumplir el deseo de su madre.

"Antes de morir, mi madre me pidió que no pateara más penales con Ghana. Después de aquel en el Mundial pateé uno más y también lo fallé por la Copa África. Ahí le prometí que no iba a patear más y por eso tengo que cumplir mi promesa para que descanse en paz", manifestó.

Gyan llegaba con un buen historial al partido contra Uruguay en cuanto a ejecuciones acertadas de penales. En dicha cita mundialista anotó por la vía de la pena máxima ante Serbia y Australia.

Sobre el difícil momento: "Yo no suelo patear alto, pero cuando lo erré quedé en shock y no sabía qué hacer. Yo solo pensaba en que quería seguir jugando y tener revancha, pero el video del penal lo vi mil veces y es uno de los momentos más difíciles de mi vida".

En la tanda de penales quería revancha y por eso tomó la primera ejecución y si anotó: "Si hubiera errado ese, mi carrera hubiera terminado en ese momento porque el penal anterior estaba en mi cabeza y mi corazón".

Aseguró que dicho penal le cambió la vida. "Me preguntaba si alguien pensaba en mí y en lo que me pasaba. Fue de lo peor de mi vida, pero el penal fallado me hizo muy famoso, de una manera diferente, pero lo conseguí. Gracias a ese penal conocí a Mandela que incluso sabía mi nombre". Incluso, relató que la gente en la calle lo identifican como "el que falló el penal".

Y agregó: "Aquel penal es de los momentos más difíciles de mi vida y no podré olvidarlo hasta que Ghana pase a una semifinal. Hubiera querido ser parte de esa generación, pero hay que intentarlo en otro Mundial y tal vez tenga que ser mi hijo quien me rescate de todo esto".