Guayaquil

04 Dic 2016 - 2:06 PM

Las históricas portadas de Estadio tras títulos de Barcelona

El primer campeonato, 1960
Barcelona ganó su primer título en 1960, jugando en la altura de Quito y ganando 4-2 al España capitalino en el estadio El Arbolito.  El goleador de ese torneo fue Enrique “Pajarito” Cantos, con 8 anotaciones.  El inolvidable “Pajarito” es uno de los símbolos del Barcelona de todos los tiempos, incluso la general norte del estadio Monumental lleva su nombre.
 
Monarca de altura

Fuente:

REVISTA ESTADIO
  • La portada del título del 2012.
El primer campeonato, 1960
Barcelona ganó su primer título en 1960, jugando en la altura de Quito y ganando 4-2 al España capitalino en el estadio El Arbolito.  El goleador de ese torneo fue Enrique “Pajarito” Cantos, con 8 anotaciones.  El inolvidable “Pajarito” es uno de los símbolos del Barcelona de todos los tiempos, incluso la general norte del estadio Monumental lleva su nombre.
 
Monarca de altura
Jugando en Quito, Barcelona ganó 5 de los 8 puntos en disputa y así consiguió su primera corona.  Iris impacta el balón con la cabeza y espera atento Araque, el arquero de El Nacional. Los “toreros” fueron dirigidos por el uruguayo Julio Kellman, asistido por Ramón Unamuno y José Vargas.
 
Las atajadas de Ansaldo
Sus grandes actuaciones han sido inmortalizadas en las canciones alusivas a Barcelona. Pablo Ansaldo es considerado uno de los mejores arqueros ecuatorianos de todos los tiempos. En 1960 recibió 4 goles en 8 partidos jugados, transformándose en figura clave del primer título torero.
 
 
La furia amarilla 1963
El segundo título de Barcelona prácticamente se lo ganó en Quito, ya que venció 5-0 al Deportivo Quito en el Atahualpa y 3-0 a Politécnico. Al ídolo le bastaba empatar con Emelec en Guayaquil para dar la vuelta olímpica y así lo hizo: fue 0-0 y obtuvo su segunda estrella. En la foto, el extraordinario delantero de Barcelona, el “Diablo” Tiriza, que marcó 3 de los 5 goles al Quito, burla a los defensores “chullas” Marcelo Zambrano, Alvarado y Trujilllo.
 
Además, de Tiriza, fueron goleadores del Barcelona de 1963: Helio Cruz y Ricardo Reyes con 8 anotaciones cada uno.
 
Los “toreros” eran dirigidos por el brasileño Francisco De Souza y tenían un estilo de juego estéticamente espléndido y contundente a la vez.
 
Pelé y el “Pollo” Macías
El Barcelona de 1963 fue tan reconocido a nivel internacional por su juego elegante, que incluso el Santos de Pelé llegó a Guayaquil para enfrentarlo. Esta postal histórica de “O’ Rey” y Luciano el “Pollo” Macías simboliza el encuentro de los ídolos de dos pueblos.
 
 
La “Cortina de Hierro” 1966
Un clásico: el aporte de toda la defensa de Barcelona a la selección del Ecuador: Vicente “El Ministro” Lecaro, Luciano “El Pollo” Macías, Miguel “Cortijo” Bustamante y Alfonso “El Rey” Quijano. Ellos hicieron historia por su calidad y seguridad. Fueron claves para ganar el tercer título “torero” en el torneo nacional  que  disputaron entre Barcelona, Emelec, Español, Patria, El Nacional, Liga de Quito, Aucas y Politécnico de Quito.
 
La magia de “La Monita”
Moacyr Pinto había sido campeón del mundo con Brasil en Suecia 1958 y llegó a Barcelona para demostrar todo su talento en el mediocampo y efectividad en los lanzamientos libres y de media y larga distancia. Fue una de las figuras del título de 1966.
 
Contundencia demoledora
Entre julio 20 y octubre 12 de 1966, los amarillos atesoraron un invicto que incluyó varios amistosos internacionales: anotaron 43 goles y recibieron 14. El equipo campeón era dirigido por el técnico ecuatoriano Pablo Ansaldo, que había sido un referente del arco “canario”.
 
 
Un equipo de amigos 1970
 
Jorge “El Pibe” Bolaños extiende sus brazos para el festejo. A un costado se abrazan Washington “El Chanfle” Muñoz, Alfonso Quijano y Gerson Teixeira para celebrar el título de 1970, la cuarta corona del ídolo. Aquel equipo del 70’ se dio el lujo de tener 3 jugadores por puesto. Los conocidos Alayón, Peláez, Lecaro, Noriega, Saldivia, Macías, Cárdenas, Bolaños, Santana, Espinoza, Hurtado, Ordóñez y Menéndez ponían la cuota de experiencia y hacían del fútbol de Barcelona un espectáculo. Pedro Álvarez fue el goleador “torero” con 14 anotaciones. El técnico era el brasileño Otto Viera
 
De “Chanfle” a la historia  
Washington Muñoz fue apodado “El Chanfle” por haber tenido el mejor disparo de derecha de la historia de nuestro fútbol. Marcó más de 100 goles con su único club, Barcelona, y de esos 77 fueron en torneos nacionales. Sus tiros libres indescifrables vencieron a los mejores arqueros. Fue bicampeón con Barcelona en 1970 – 1971. 
 
 
El equipo de Spencer 1971
 
Alberto Spencer remata después de sortear la marca de los defensores Píriz y Ortiz, de Emelec; el arquero Souza Duarte sufre  con el envío del balón por parte del más grande jugador ecuatoriano de todos los tiempos.
 
En 1971 Barcelona alcanzó el primer bicampeonato de la historia del fútbol nacional, con una plantilla de lujo en la que se destacaban Luis Alayón, Alfonso Quijano, Héctor Menéndez, Víctor Peláez, Jorge Bolaños, Nelsinho y sobre todo “Cabeza Mágica” Spencer, que había ganado varias Copas Libertadores de América e Intercontinentales con Peñarol de Uruguay e impuso su sello glorioso también en el ídolo del Ecuador.
 
Los gigantes “Toreros”
Jorge “El Pibe” Bolaños, Juan Manuel “El Cura” Bazurco y Alberto “Cabeza Mágica” Spencer comandaban el ataque del Barcelona de 1971, que se impuso a Liga de Quito en el estadio Atahualpa por 1-2 con goles de Nelsinho y Gerson para ganar la quinta estrella de campeón nacional.
 
 
Vuelve la gloria 1980
Tras nueve años de sequía Barcelona saboreó un nuevo título nacional. El quipo amarrillo llegó a la final junto a Técnico Universitario. Ambos equipos jugaron una serie de partidos extras, que se definió en Machala el 14 de enero de 1981. Aquel día Barcelona dirigido por el brasileño Otto Vieira goleó a Técnico Universitario por 3-0. El brasileño Víctor Epanhor se consagró al anotar un gol de chilena. Los dos goles restantes los anotaron Mario Tenorio y el brasileño Ney Celestino. 
El formato del campeonato que se utilizó, fueron dos etapas de todos contra todos. Los tres primeros clasificaron con bonificación a la liguilla final. El sistema también incluyo ascensos y descensos a media temporada. 
 
El artista 
El brasileño Víctor Ephanor se consagró como goleador al anotar 18 goles. Un jugador fino en su toque, implacable delantero. Entró a la historia de Barcelona Sporting Club al anotar de chilena en la final del campeonato. 
 
 
Segundo bicampeonato 1981 
Acostumbrada la hincha “torera” a festejar títulos en 1981 no fue la excepción. Ese año alcanzó su séptimo título y segundo bicampeoanto nacional. Ese año, Barcelona continúo con la línea brasileña para la dirección técnica. Llegó Ronaldo Borba Filho. Para reforzar la plantilla llegó Carlos Torres Garcés, así Barcelona encaró el campeonato que se jugó en tres fases.
 
Los “toreros” armaron un equipo muy fuerte en el que continuó destacándose el brasileño Víctor Ephanor, goleador implacable. También se destacó Juan Madruñero, Galo Vásquez. Flavio Perlaza y máximo anotador Alcides de Oliveira.
 
El director técnico Borba Filho no terminó la temporada. La plantilla quedó a cargo del argentino Humberto Maschio, posteriormente llegó Hernán Saavedra y terminó dirigiendo en la liguilla el ecuatoriano Héctor Morales.
 
Barcelona se adjudicó las dos etapas. Acumuló 6 puntos de bonificación para la liguilla que llegó a la final frente al equipo de El Nacional. Barcelona derrotó a los “militares” con gol de Víctor Ephanor. 
 
En la cúspide 
El brasileño Víctor Ephanor está dentro de las páginas de gloria de Barcelona. El brasileño fue el artífice principal de varios títulos de Barcelona. Uno de sus goles más recordados fue el de “chilena”.
 
 
La octava estrella 
Luego de cuatro años, Barcelona volvió a brillar como el campeón del fútbol nacional. Como director técnico se inició Antoninho Ferreira, quien mantuvo al equipo en las primeras posiciones, pero no convencía a la hinchada y a los directivos encabezado por Isidro Romero. Posteriormente fue el chileno Luis Santibañez quien dirigió al equipo amarillo.
 
Barcelona junto a Deportivo Quito y Filanbanco eran los equipos que dominaron el torneo. Precisamente este último ganó la primera etapa del torneo nacional. Para la segunda parte Barcelona se convirtió en un equipo fuerte de la mano de Severino Vasconcellos, Alfredo De Los Santos, Toninho Vieira y los nacionales: Flavio Perlaza, Fausto Klinger, Mauricio Arguello, Galo Vásquez, Lorenzo Klinger, Holger Quiñónez, Carlos Luis Morales, Jimmy Montanero. 
Es así que Barcelona llega a disputar la final del torneo frente a Deportivo Quito. En el estadio Modelo el 8 de diciembre, Barcelona vence al conjunto capitalino con una goleada histórica por 6-1. 
 
Memorable 
Barcelona aplastó futbolísticamente a Deportivo Quito con una goleada impresionante por 6-1 en la final del torneo nacional. Severino Vasconcellos fue una de las figuras principales del equipo.
 
 
1987. Una generación inolvidable 
Era el fin de años gloriosos de figuras como: Madruñero, Flavio Perlaza y Fausto Klínger.
Pero empezaban a surgir nombres como: Carlos Luis Morales, Jimmy Izquierdo, Tulio Quinteros, Jimmy Montanero y Holger Quiñónez, Galo Vásquez y Lupo Quiñónez.
El técnico uruguayo Roque Gastón Máspoli fue quien manejó al grupo y no tuvo problemas para transmitirle a sus muchachos la garra y el hambre de victoria necesaria para triunfar.
Esa temporada el golero Carlos Morales se consolidó ese año como el numero uno del país y sus extraordinarias atajadas fueron determinantes en todas las canchas, tenía apenas 22 años y ya mostraba la seguridad y madurez de un veterano. 
 
El goleador
Con sus 14 anotaciones Lorenzo Klinger fue otra de las piezas fundamentales para que Barcelona gane su título numero 9.
Su velocidad, potencia y técnica lo ubicaban como uno de los mejores delanteros ecuatorianos de esa época y era clave en el ataque de Barcelona.Este último marcó el gol del  triunfo 0-1 sobre Deportivo Quito para festejar la novena corona.
 
 
Título 1989. Héroes en el silencio
Barcelona dio la vuelta olímpica con un Atahualpa vacío en un hecho inaudito. El 10 de diciembre de 1989, los hinchas del Deportivo Quito invadieron la cancha en el momento que Manuel Uquillas anotaba el gol del empate, que significaba el título para Barcelona. El partido fue suspendido y los directivos de la Federación Ecuatoriana de Fútbol decidieron que debía volverse a jugar el miércoles 27 de diciembre a las 12h00 y a puertas cerradas. Cabe recalcar que en esos momentos Emelec era virtualmente campeón y Barcelona no podía perder en Quito. El partido terminó 0-0, la vuelta fue en un Atahualpa sin público pero la fiesta se trasladó a las calles de todas las ciudades del Ecuador.
 
El equipo “torero” era dirigido por Miguel Ángel Brindisi, su goleador fue el brasilero  Janio Pinto con 14 goles y la figura Manuel Uquillas. Vale la pena destacar que esa temporada Barcelona terminó consagrándose campeón con un plantel 100 % ecuatoriano que llegó a ser la base de la selección ecuatoriana.
 
Seguro y letal 
Carlos Morales se consolidó como el mejor arquero de la temporada y titular de la selección, mientras tanto el delantero Janio Pimnto se consolidó como el máximo artillero del club con 15 dianas.
 
 
1991. La primera vuelta en casa 
La onceava corona de Barcelona significó dar por primera vez la vuelta olímpica en su propio estadio y con un golazo de su estrella, José Gavica, mejor jugador del año en 1991.
 
Fue un año inolvidable, tras el subtítulo en la Copa Libertadores de América, Barcelona tuvo un plantel de lujo empezando desde el arco Carlos Luis Morales, Víctor Mendoza y José Francisco Cevallos, la defensa estaba compuesta por Claudio Alcívar, Jimmy Montanero, Wilson
Macías y Jimmy Izquierdo(recibieron 43 goles en 44) y en la ofensiva estaban Rubén Darío Insúa, José Gavica, Manuel Uquillas y Carlos Muñoz. Todos ellos dirigidos por Jorge Habegger, quien llegó para ocupar el lugar dejado vacante por su compatriota Miguel Ángel Brindisi. 
 
La magia del “Poeta” y “Pepín” 
El goleador del equipo fue Rubén Darío Insúa, el “Poeta del Gol”, deleitó a lo largo de todo el año con su gran habilidad para ejecutar tiros libres y remates de media y larga distancia que dejaban sin opción alguna al portero rival. No se conformaba con eso y era además un elemento clave en la media cancha para recuperar balones y distribuirlos a sus compañeros.
 
José Gavica, regresó de Audaz Octubrino, donde estaba a préstamo para ocupar el lugar del argentino Marcelo Trobbiani. El no decepcionó, todo lo contrario, su extraordinaria habilidad, visión y garra fueron determinantes para el título de Barcelona.
 
 
Abanderado de la ilusión, 1995 
El argentino Carlos Alfaro Moreno lidera el festejo de los jugadores de Barcelona en un estadio olímpico Atahualpa que estaba repleto de hinchas “toreros” capitalinos y de todos los rincones del país.
 
El campeonato se definió en una doble final ante Espoli, en la primera disputada en el Monumental los canarios se impusieron 2-0 con goles de Luis Gómez y Carlos Yánez. En el Atahualpa, Barcelona ganó con la mínima diferencia con la figura de Gilson de Souza en aquel partido. 
 
Al ataque
El brasileño Gilson de Souza inicia la jugada que terminaría en  el gol del triunfo de Barcelona en el olímpico Atahualpa. El “ídolo” festejó su décima segunda corona en Quito.
 
 
El gol del campeonato, 1997
El boliviano Marco Antonio Etcheverry anotó de penal el tercer gol de Barcelona en la victoria 3-0 sobre Deportivo Quito en el estadio Monumental. El boliviano lideró al “ídolo” a su estrella número 13. En la liguilla, Barcelona consiguió 16 puntos para proclamarse campeón del fútbol ecuatoriano y superar por gol diferencia a Deportivo Quito. Ambos terminaron con el mismo puntaje pero el 3-0 fue determinante para la obtención del título.
 
El capitán coraje
Jimmy Montanero con golpe de cabeza anota  el primer gol de Barcelona ante Deportivo Quito para la alegría de la hinchada “torera”. Un líder dentro y fuera de las canchas, durante toda su carrera defendió la camiseta de Barcelona. “El último título lloré por la dificultad del torneo. Estoy orgulloso de conseguir seis títulos nacionales con Barcelona”. 
 
El goleador
Nicolás Asencio fue el máximo artillero del equipo con 18 goles y un gran rendimiento a lo largo del campeonato. Asencio es goleador histórico de Barcelona con 85 goles compartiendo con Manuel Uquillas.
 
Devoción 
José Gavica  y la imagen del Divino Niño. “Pepín” dio la vuelta olímpica rodeado de una multitud que copó el Monumental y brindó una fiesta inolvidable.
 
  
La corona esperada, 2012 
El delantero ecuatoriano Narciso Mina anota el gol de penal para festejar con la hinchada amarilla la obtención de la estrella 14. “Gracias a Dios pudimos conseguir el campeonato. Este logro es para mi familia, quien me apoyó en los buenos y malos momentos.”, señaló Narciso Mina.
 
 Mina cumplió su promesa de quedar campeón con Barcelona y anotar 30 goles en la temporada. “Se cumplió el objetivo. Ahora hay que festejar el campeonato y pensar para la próxima temporada”.

Más Leído