Guayaquil

10 Mar 2015 - 12:35 PM

El día que un histórico azul se vistió de amarillo

El arquitecto Antonio Ubilla cuenta la historia cuando Eduardo "El Ñato" García atajó por Barcelona

Fuente:

Antonio Ubilla
  • Eduardo García vistió en una ocasión la camiseta de Barcelona
  • El Ñato García llegó a Emelec en 1968 (Foto: El Universo)

A propósito de los criterios de algunos aficionados , dirigentes y un sector de la prensa que opina, que expresan un marcado antagonismo entre los equipos del Astillero, siempre es bueno recordar para algunos, y quizá conocer para otros, que hubo épocas anteriores en las que aquella rivalidad estaba presente solamente en sus enfrentamientos en el campo de juego.

Las hinchadas siempre alentaron a los cuadros guayaquileños, la diferencia marcada con la actualidad se refleja porque antes no existieron barras con manifestaciones de violencia y a veces identificadas con delincuencia como podemos testificar en los tiempos actuales.

Eduardo García atajó en Barcelona

Como sucedió en algunas oportunidades, cuando se pactaban cotejos amistosos internacionales, los equipos se prestaban jugadores para poder exponer mejores planteles ante rivales de superior expresión futbolística.

Jugadores como Jorge Bolaños, Luciano Macías, Alberto Spencer, Carlos Raffo, Bolívar Merizalde, Moacyr Pinto, por nombrar algunos, aparecían en alineaciones de cuadros distintos a los que usualmente defendían  para compromisos internacionales.

En la edición de Copa Libertadores 1974, los equipos ecuatorianos El Nacional y Universidad Católica se medían en fase de grupos con los peruanos Defensor Lima y Sporting Cristal.

Aprovechando la permanencia de los peruanos en nuestro país se programó un amistoso internacional entre Barcelona y Sporting Cristal, el escenario sería el estadio Modelo de Guayaquil, la fecha acordada fue un 10 de marzo, eso es exactamente 41 años atrás.

Para ese partido los toreros tuvieron como refuerzos a los uruguayos Eduardo Garcìa y Josè María Píriz de Emelec, el paraguayo Vidal Carvallo de Macarà, y los nacionales Manuel Ayala de Guayaquil Sport y Gonzalo Castañeda del plantel eléctrico.

El resultado y las alineaciones de aquel encuentro fueron las siguientes:

Barcelona 1-1 Sporting Cristal                 

Para Barcelona anotó Washington Muñoz de penal, mientras el empate fue anotado por Augusto Palacios.

BARCELONA :  Eduardo García; Víctor Peláez, Vidal Carvallo, Juan Noriega (José María Píriz), Guillermo Echeverría; Walter Cárdenas (Manuel Ayala), Jorge Bolaños; Washington Muñoz, Urbano Stacio, Gonzalo Castañeda, Miguel Angel Coronel (Juan Madruñero).

SPORTING CRISTAL :  Ramón Quiroga; Eloy Campos, Fernando Mellán, Gerardo Baigorria, Ricardo Vicente (Héctor Revoredo); Roberto Chauca, Alfonso Quezada; Augusto Palacios, (Cosme De Souza), Del Valle, Juan Obregozo, Enrique Camacho.

El empate final pasó a ser solo una referencia de otro de los tantos partidos amistosos que con el paso del tiempo se fueron perdiendo, lo rescatable es el recuerdo de aquellos tiempos en los que el fútbol no se vivía con el drama que desde muchas aristas se le asigna actualmente.

EDUARDO GARCIA

Eduardo García Vergara llegó a Emelec en 1968, antes había actuado en nuestro país en el arco del Peñarol y Cerro uruguayos. Desde su llegada al equipo millonario fue muy querido y llegó a ser ídolo de la afición emelecista, pilar fundamental de la gran actuación copera en 1968 y el campeonato nacional 1972, además la historia lo ubica como una de las glorias de Emelec.

¿Se imaginan en los actuales momentos un partido internacional amistoso en que por ejemplo se preste a Matìas Oyola para Emelec, a Ángel Mena para Barcelona, a Máximo Banguera para Deportivo Quito, Enrique Vera a Barcelona?

Ahora resulta imposible, pero antes pasó muchas veces, en épocas en que el fútbol era solamente eso, el rey de los deportes, sin dramas, sin odios, sin violencia

 

ANTONIO UBILLA MANCHENO