Guayaquil

06 Mayo 2015 - 8:02 PM

Definición de la Liga Española en riesgo por suspensión de la RFEF

La Federación Española de Fútbol (RFEF) comunicó este miércoles la suspensión "con carácter indefinido" de las competiciones de ese deporte en el país.

Fuente:

AFP
  • La liga española no podría terminarse debido a esta suspensión. Foto: AFP

La Federación Española de Fútbol (RFEF) comunicó este miércoles la suspensión "con carácter indefinido" de las competiciones de ese deporte en el país a partir del 16 de mayo, enfrentándose al gobierno y la Liga española, principalmente por la venta de los derechos de televisión.

La suspensión, si se mantiene como tal, amenaza al desenlace de la Liga española, ya que el fin de semana del 16-17 de mayo está programada la penúltima jornada, y la última una semana más tarde. También está amenazada la final de la Copa del Rey (Barcelona-Athletic de Bilbao), el 30 de mayo en el Camp Nou.

"Se acuerda suspender todas las competiciones de todas las categorías a partir del día 16 de mayo con carácter indefinido. Al mismo tiempo, y una vez más, reiteramos el ofrecimiento de diálogo por parte de la RFEF al Gobierno de España", afirmó la Federación Española en su texto, después de una reunión de su Junta Directiva.

Ante esto, la Liga de Fútbol Profesional de ese país (LFP) tildó de "nula de pleno derecho" la decisión y anunció acciones legales contra esta huelga. Además, la principal competición futbolística española se reserva el derecho de reclamar daños y perjuicios y convocó una asamblea extraordinaria para el lunes.

El principal reclamo de la RFEF tiene que ver con el decreto ley aprobado el viernes pasado por el gobierno español para la venta centralizada de los derechos de televisión para el fútbol nacional, decisión con la que no están de acuerdo y sienten que no fueron tomados en cuenta para decretarla.

Esa venta centralizada permitirá a la LFP negociar como un todo ante las operadoras para asegurar un reparto más equilibrado, frente al modelo actual en que cada club negocia individualmente la venta de sus derechos televisivos, lo que deja en desventaja a los pequeños frente a gigantes como Real Madrid y Barcelona.

En cambio, la Liga consideró que el decreto es "un hito histórico" en el fútbol español y que se está poniendo "en duda por entidades con otros intereses más allá del real beneficio del fútbol y de todo el deporte español".